Medicina Estética o Cirugía Estética

¿Qué es La Medicina Estética? Desde tiempos muy antiguos, el interés del ser humano por mejorar su apariencia ha prevalecido y ya se conocía en las grandes civilizaciones que alguna vez existieron. En la actualidad, el avance en la ciencia y la tecnología, ha logrado satisfacer esta creciente necesidad de mantener una apariencia más joven y saludable, dando lugar a lo que se conoce como la Medicina Estética ampliamente divulgada y que ofrece una verdadera solución a los problemas de la edad.

El objetivo de la Medicina Estética se basa en el empleo de técnicas y tratamientos que favorezca en mantenimiento, la restauración, la belleza y la estética propiamente dicha, así como una mejora en la salud de las personas. Es gracias a la aceptación que ha tenido esta práctica, que una gran cantidad de hombres y mujeres, recurren a la Medicina Estética como un medio para mejorar su apariencia física, sin que con antelación se haya presentado algún tipo de enfermedad.

Lo complicado de las técnicas y novedosos tratamientos que se realizan en la medicina estética, requiere forzosamente que las personas acudan a profesionales certificados para tener la certeza de que se obtendrán los resultados deseados. En cierto punto, la Medicina Estética es vista como una práctica que se apega más a lo preventivo, en particular porque se considera que cuando la persona está satisfecha con su apariencia física, esto le beneficia en su autoestima y en todos los aspectos de su salud en general.

Diferencias con la cirugía estética

En la Medicina Estética no se utilizan técnicas ni procedimientos de cirugía profunda, que para realizarlos en el paciente se necesita recurrir a la anestesia general, lo que permite que en la gran mayoría de las ocasiones, la persona no tenga que ser ingresado a un hospital o clínica para llevar a cabo el tratamiento estético.

La Cirugía Estética básicamente tiene como finalidad la reparación de imperfecciones o deformaciones físicas, así como la corrección de defectos que intervienen con las funciones del ser humano, además de emplear procedimientos que permiten reparar partes del cuerpo que resultaron dañadas a consecuencia de algún tipo de enfermedad, accidente o quemaduras y que por lo tanto necesariamente se tiene que recurrir a la cirugía reconstructiva.

Por el contrario, la Medicina Estética se enfoca en la prevención y la detección temprana, así como la aplicación de novedosos tratamientos no solo para mejorar la apariencia, sino también para mejorar la calidad de vida de las personas que con el pasar de los años sufren el proceso natural del envejecimiento en los tejidos, órganos y las funciones propias que estos desarrollan. Por esta razón, personas mayores de más de 60 años aun conservan un nivel de vida muy activo, realizando con normalidad su actividades diarias en donde incluyen el deporte, los estudios e incluso siendo sexualmente activos.

Todo esto ha generado que tanto los hombres como las mujeres recurran con mayor frecuencia a Centros de Medicina Estética en busca de alguna solución o tratamiento que les permite mejorar su apariencia o disimular los estragos del tiempo de tal manera que su aspecto se relacione directamente con el modo de vida que acostumbran llevar. Es por eso que la Medicina Estética hace uso de técnicas y procedimientos como tratamientos contra el envejecimiento facial y corporal para la obtención de mejores resultados en cuanto al aspecto físico reduciendo al máximo los riesgos médicos.

¿Qué tratamientos son más comunes?

En cuanto a los tratamientos que se aplican en la Medicina Estética, algunos de los más comunes son por ejemplo, el Anti envejecimiento, uno de los mas recurridos que consiste en la prevención de los efectos del envejecimiento natural de la piel. Aquí se emplean una gran cantidad de tecnologías y medios cosméticos, aplicándose técnicas como la Radiofrecuencia facial, el Foto rejuvenecimiento facial no abrasiva, así como la Electroporación transdermica y las mesoterapias faciales.

También está la liposucción o lipoescultura, la cual se basa en la extracción de los depósitos de grasa subcutánea a través del empleo de cánulas que se introducen en el cuerpo mediante pequeñas incisiones. Dependiendo de la cantidad de grasa a extraer, se determina el tipo de anestesia local, general, epidural o incluso sin necesidad alguna de ella.

El blanqueamiento dental, por su parte, se realiza con la intención de aclarar o eliminar las coloraciones o manchas en los dientes, derivadas de más hábitos alimenticios.

Los masajes y la homeopatía, también son otros de los tratamientos que ofrece la Medicina Estética, en el caso de los masajes, estos se aplican en determinadas zonas del cuerpo con objetivos estéticos, terapéuticos y deportivos, mientras que la homeopatía consiste en administrar dosis pequeñas de sustancias que sirven como activos para las defensas del cuerpo y que con el paso del tiempo llegan a curar las enfermedades.

Clínicas de medicina estética

En la mayor parte del territorio español existen Centros de Medicina Estética a los que las personas pueden recurrir, ya sea para solicitar una consulta o para iniciar un tratamiento.

En la ciudad de Barcelona, por ejemplo, se localizan la Clínica Sveltia, El Centro Clínico Mir-Mir, la Clínica Rinos, así como la Clínica Sanza. Igualmente en ciudades como Madrid, Málaga, Sevilla, Cádiz, Tenerife, entre muchas otras, también se encuentran una gran variedad de estos centros.

Puntúa este artículo

Deja un comentario

Required fields are marked *.