¿Qué diferencias existen entre la fotodepilación y la depilación láser?

Parece que la cera y la cuchilla son cada vez menos utilizadas en la depilación y eso sin duda, se debe a las nuevas técnicas de depilación definitiva. La fotodepilación y la depilación láser, van copando cada vez más mercado, y las mujeres, hoy en día, prefieren una depilación definitiva, que tener que acudir cada pocas semanas a un centro a realizarse la depilación con cera.

Debido a las innovaciones y constantes avances, hoy en día, con unas cuantas sesiones de alguno de estos tratamientos, logramos eliminar casi todo el vello de forma definitiva. Pero entonces, aparece la duda de qué tratamiento escoger para llevar a cabo una depilación efectiva, ya que son muchos los factores que intervienen en ambos tratamientos.

¿En qué consiste la depilación láser y la fotodepilación?

Son probablemente las dos opciones que todas las mujeres (y cada vez más hombres) tienen en mente cuando desean acabar con el vello de alguna de las zonas de su cuerpo.

Para poder analizar las diferencias, primero vamos a presentar ambas técnicas:

  • Fotodepilación: Conocida también como técnica de luz pulsada intensa (IPL) basa su funcionamiento en las ondas de luz que emite el cabeza, y atacan directamente al folículo piloso, por lo que poco a poco se va debilitando la producción de vello en nuestro organismo.
  • Depilación láser: La finalidad es la misma, pero en este caso es el calor que provoca el láser, el encargado de debilitar el folículo, y que con el paso de las sesiones vaya cediendo en su función. Por lo general se utiliza el láser de diodo, en alguna de sus dos vertientes: Soprano o Lightsheer.

Conociendo ambas técnicas, existen varias alternativas, ya que podemos optar por una u otra, según la zona, el precio, o el centro.

Principales diferencias entre la depilación láser y la fotodepilación:

depilación láser o iplLos pacientes que desean eliminar el vello de alguna zona de su cuerpo de forma definitiva, deben escoger entre los diferentes métodos posibles, los dos más efectivos y conocidos son la fotodepilación y la depilación láser, pero las dudas a la hora de decidirse por uno u otro, en muchas ocasiones hacen que el paciente tenga que ponerse en manos de profesionales y no tenga un criterio propio.

Las principales diferencias, se pueden conocer sin haberse sometido a un tratamiento, aunque la opinión final, la podemos tener cuando por ejemplo hayamos usado el IPL para una zona y el láser para otras.

La depilación láser, por regla general es más precisa, y no suele producir muchos daños a los pacientes, no obstante, posiblemente si usted tiene el vello muy rubio, o la piel muy morena, no sea la mejor opción ni la más efectiva.

La fotodepilación, por su parte, suele ofrecer resultados satisfactorios en cualquier tipo de piel, pero las quemaduras, rojeces e hipersensibilidad, son algo más frecuentes si el tratamiento no se ha aplicado correctamente.

Otro dato que resaltábamos antes, es que la zona donde se lleva a cabo el tratamiento, influye, y es que cuando la piel es muy fina, como por ejemplo zonas de ingles o axilas, el láser es más efectivo aunque también más doloroso.

En cambio, estudios científicos han comprobado que en zonas donde existe una notable influencia hormonal, como por ejemplo el pecho, la zona lumbar o la espalda, el láser pierde efectividad.

No debemos preocuparnos por utilizar el láser en una zona y la fotodepilación en otra, no son incompatibles, aunque se recomienda que una zona sea tratada únicamente con un método y se respeten los tiempos entre sesiones estipulados previamente.

Alternativas a la fotodepilación y la depilación láser:

La depilación eléctrica, podría ser una de las alternativas que ofrece también la depilación definitiva, pero tiene una gran inconveniente, y es que se actúa pelo por pelo, por lo que resulta bastante complicado atacar zonas con una gran densidad de vello o de importante expansión. En cambio, puede ser realmente interesante utilizar este método para acabar con el vello más rebelde que resiste a los tratamientos con IPL o láser.

La cera continua siendo, junto con la cuchilla las otras opciones de eliminar el vello de nuestro cuerpo a un coste mucho menor, aunque en este caso, de forma temporal, por lo que la aparición de vello será tan solo cuestión de tiempo.

Debemos evaluar nuestra situación y de la mano de un profesional escoger la técnica más adecuada para nuestro tipo de piel, de vello y la zona que vayamos a tratar. De esta forma, lograremos eliminar de forma exitosa y definitiva el vello.

¿Qué diferencias existen entre la fotodepilación y la depilación láser?
4 (80%) 2 votes

1 Comment

  1. ¿Fotodepilación o depilación láser? 12 Abril, 2015 at 11:09 Reply

    En los tiempos en que vivimos, en los que el tiempo es oro y perderlo es algo impensable, cada vez nos cuesta más hacer un hueco para la depilación. Sin embargo, a todo el mundo le gusta estar impecable y lucir una piel sin vello, por lo que cada vez es más frecuente recurrir a la depilación definitiva y dejar de lado los métodos más convencionales, como la cera, las cuchillas de afeitar o las depiladoras eléctricas.

    Una vez nos hemos decidido por pasarnos a este método de depilación permanente debemos plantearnos otra cuestión: ¿fotodepilación o depilación láser?

    Para tomar la decisión correcta debemos tener en cuenta variables de diverso tipo, como nuestra clase de piel y de vello, la localización anatómica que queremos depilar, nuestro sexo o incluso nuestros niveles hormonales. Una vez conocemos toda esta información, podremos elegir con criterio el método de depilación más idóneo para nosotros.

    Siempre hay que tener en cuenta que debemos ponernos en manos de profesionales que nos expliquen en todo momento el funcionamiento del método, nos asesoren durante todo el procedimiento y, sobre todo, que nos den una garantía sobre el tratamiento. Debemos conocer opiniones sobre el centro y las máquinas que utilizan y no dejarnos llevar por las ofertas de dudosa procedencia, porque a la larga podemos tener problemas como que el tratamiento no funcione, o incluso sufrir algún tipo de incidente durante el mismo, como por ejemplo quemaduras. Existen muchas clínicas y centros especializados en los que confiar, sólo hay que saber buscarlos.

    Características de la fotodepilación IPL

    Una vez aclarado este punto, en primer lugar, trataremos la fotodepilación, las ventajas e inconvenientes de elegir este método. El nombre correcto de esta tecnología es IPL o en castellano, Luz Pulsada Intensa, ya que el término generalizado “fotodepilación” englobaría ambos métodos. Utiliza la energía luminosa para acabar con el folículo piloso, que absorbe la radiación y al ser un cuerpo oscuro, se quema.

    Ese tipo de tratamiento es prácticamente indoloro, sin embargo, es más lento que la depilación láser y se aplica en una zona amplia que puede afectar a los tejidos próximos y producir irritaciones. No obstante, la luz pulsada puede utilizarse en más tipos de piel y en tonos de vello más variados, incluidos los fototipos cutáneos oscuros, en los que la depilación láser es ineficaz. Por estas razones y sus precios más económicos, es más versátil y su uso está más generalizado.

    Características de la depilación láser

    La diferencia principal entre ambos métodos radica en el tipo de luz empleada. Podría decirse que la IPL es un “bombardeo” de la zona a tratar, mientras que el láser es un “francotirador” directo al folículo.

    En la depilación láser, la frecuencia luminosa es de un solo color y se aplica en línea recta, por lo que resulta más precisa y eficaz, siendo en la mayoría de los casos una solución definitiva.

    Este método es también prácticamente indoloro y se puede aplicar en cualquier zona del cuerpo salvo cerca de los ojos. Además, apenas daña la piel y es más difícil que provoque lesiones como quemaduras o marcas permanentes. Es una solución bastante eficaz para la foliculitis, conocida popularmente como vello enquistado. En las zonas en las que el grosor de la piel es menor, como ingles y axilas, las ondas de los rayos que emite el láser son más efectivas, aunque también más dolorosas, porque alcanzan las raíces más profundas del vello.

    Sin embargo, no todo son ventajas, y como se ha mencionado con anterioridad, no es eficaz en pieles excesivamente oscuras o negras y tampoco es efectiva sobre el cabello canoso, el pelo claro o muy fino. Además, es menos efectivo en las zonas de influencia hormonal, como en el pecho, la zona lumbar y tórax en las mujeres y la espalda en los hombres.
    ¿Cuántas sesiones necesitaré? ¿Y sus precios?

    Aunque depende mucho de la zona a tratar y del paciente, la media de sesiones de este tratamiento es de unas cinco, en sesiones espaciadas entre uno y tres meses, mientras que en la fotodepilación asciende a ocho en el mismo intervalo de tiempo, aunque es cierto que la primera suele ser más cara.

    Por norma general, el tratamiento con láser es más caro que el de fotodepilación. Una sesión de láser ronda los 60 euros, mientras que la de fotodepilación está por los 30 euros. De todas maneras estos precios pueden variar bastante, sobre todo dependiendo de la zona que quieras depilar y también de si la clínica ofrece algún descuento u oferta especial.

    En ambas tecnologías se pueden dar algunos efectos adversos, como el conocido como efecto paradójico, que puede provocar que crezca pelo en las zonas adyacentes a la tratada, y también pueden darse quemaduras leves, cambios de pigmentación e irritaciones tras la aplicación de las sesiones. No obstante, en los centros deben facilitarnos un documento con dichos riesgos e informarnos en todo momento del tratamiento a seguir en el caso de que se produjeran.

Deja un comentario

Required fields are marked *.