Blefaroplastia transconjuntival y subciliar

La blefaroplastia es la cirugía ideal para acabar con con las molestas bolsas en los ojos de una vez, con unos efectos permanentes, pero existen dos técnicas la blefaroplastia transconjuntival y subciliar.

Con el paso del tiempo en nuestros ojos, comienzan a manifestarse esas molestas bolsas que hacen que nuestra mirada envejezca, restandole expresividad y vitalidad, y haciendo que sintamos como los años van marcando nuestro rostro a base de arrugas, surcos y como no, bolsas en los ojos. Para ello existe una grata solución la blefaroplastia o cirugía de bolsas en los ojos.

Habitualmente cuando se habla de esta intervención estética, muchos pacientes le tienen miedo y es que al tratarse de una zona tan comprometida como los ojos, temen cualquier tipo de complicación. Es un hecho que se trata de una cirugía con un altísimo porcentaje de éxito y que cualquier paciente de los que se ha sometido a ella, la recomendaría para aquellas personas que sufren de bolsas en los ojos.

Para acabar con este problema, una vez que nos decantamos por la intervención estética, existen dos posibilidades, dos técnicas que ofrecen muy buenos resultados con procedimientos distintos: La blefaroplastia transconjuntival y subciliar.

Blefaroplastia Subciliar:

blefaroplastia subciliarCasi siempre que el cirujano opta por la blefaroplastia subciliar, se escoge así mismo la anestesia local, con sedación del paciente, y en ocasiones se puede utilizar un colirio que proteja la zona ocular. Además existe la posibilidad de utilizar un vasoconstrictor, pues con esto se permite reducir el sangrado que provoca la incisión y el trabajo del cirujano, haciendo la intervención mucho más sencilla.

Cuando se utiliza la técnica subciliar, la incisión la realizamos bajo las pestañas inferiores, de forma que se permite el acceso a la zona de las bolsas, donde se encuentran sustancias de desecho que con el paso del tiempo, han ido acumulándose formando esas molestas bolsas en los ojos de las que por fin vamos a desprendernos.

Tras eliminar esta sustancia el cirujano debe evaluar si existe un exceso de piel, de forma que eliminándolo, nuestros ojos resultarán mucho más bonitos tras la intervención.

La recuperación es progresiva y tras la intervención el paciente encontrará la zona molesta a medida que se recupera de la anestesia, evidentemente se trata de una zona delicada e independientemente de la técnica por la que se opte, se deben seguir unos cuidados específicos de higiene. En la primera semana la mayoría de pacientes puede leer o estar frente al ordenador sin mayores complicaciones.

Blefaroplastia transconjuntival

En la blefaroplastia transconjuntival, el cambio que se produce respecto a la subciliar, es simplemente el lugar de la incisión. La anestesia y el procedimiento para eliminar las sustancias acumuladas en las bolsas es exactamente igual en ambas técnicas.
En la blefaroplastia transconjuntival, el cirujano optará por realizar una incisión en el saco conjuntival. Para ello, se utiliza un equipo de alta precisión especialmente diseñado para este tipo de intervenciones donde los espacios son mínimos.

Tras identificar las bolsas, se accede a ellas realizando un procedimiento similar al subciliar, en este caso, no se elimina la piel sobrante, por lo que es un método recomendado para pacientes que no sufren demasiado cuelgue de piel o unas bolsas muy aparatosas.

Es muy posible que el cirujano considere oportuno la utilización de una sobre-protección en la zona ocular, bien con un colirio o una pomada, ayudará a los mecanismos naturales de nuestro globo ocular a evitar cualquier tipo de problema en la cirugía.

Ambas técnicas han ido evolucionando con el paso de los años, haciendo que tanto la intervención, como por lo tanto la recuperación sean mucho más sencillas. Los equipos de alta precisión unido al buen saber hacer de los cirujanos, hace que bien de forma subciliar o transconjuntival, según nuestras características, podamos eliminar de forma definitiva las bolsas en los ojos.

Acudir a un profesional para realizar una blefaroplastia transconjuntival o subciliar:

cSiempre debemos acudir a un profesional que cuente con el equipo apropiado y garantías en el sector, pedir referencias suele ser un buen método de conocer la satisfacción de los pacientes con un cirujano en concreto, si bien es cierto que nuestra recomendación es llevar a cabo la intervención con aquel especialista que nos explique claramente la intervención, nos realice un estudio personalizado, y nos de más confianza, pues esto se traducirá en unos resultados gratos y seguramente, acabemos con las bolsas mostrándonos mucho más satisfechos con la cirugía realizada.

Debemos alejarnos de los centros o clínicas que no respeten la normativa higiénico sanitaria vigente, y de las clínicas clandestinas que ofrecen este tipo de intervenciones a un precio mucho más reducido como consecuencia de ahorrar costes en material e instalaciones sanitarias. Son muchos los pacientes que se lamentan y posteriormente necesitan una segunda intervención, ahora si, en un centro especializado, debido a que el primer “cirujano” realizó mal la técnica. En estos casos ahorrar dinero debería ser secundario, buscando siempre la mejor opción para unos resultados garantizados.

Blefaroplastia transconjuntival y subciliar
5 (100%) 1 vote

2 Comments

  1. tengo bolsas en los ojos y da la sensacion de que los tuviera hinchados todo el tiempo,en las mañanas cuando me levanto se me nota mas porque a pesar de tenerlos abiertos esas incomodas bolsas parciera que estoy caminando dormido e intentado operarme pero dicen que por tener 34 años no me pueden hacer el procedimiento que hago en este caso o que otras opciones hay…. gracias

Deja un comentario

Required fields are marked *.