Astigmatismo: Tipos y tratamiento

Son cada vez más las personas que sufren problemas de la vista debido al estilo de vida que llevamos, pues pasamos gran parte del tiempo frente a un ordenador o televisión, y esto a la larga puede provocar problemas oculares. El astigmatismo es uno de ellos, y en este artículo queremos explicar lo más importante acerca de este problema.

Habitualmente, la gente conoce lo que es la miopía y la hipermetropía, pero cuando se habla de astigmatismo, surgen las primeras dudas, y muchas veces no sabemos con certeza que síntomas y en que consiste este problema.

¿Qué es el astigmatismo?

El astigmatismo es un problema que afecta a muchas personas, y que es de origen congénito, por lo tanto podríamos decir que se tiene desde el nacimiento, aunque en algunos casos a unas personas les afecta más que otras, y esto puede provocar que algún caso muy leve no sea diagnosticado.

La forma en la que el astigmatismo afecta a nuestro ojo, es a través de la córnea o el cristalino. Si bien es cierto que la mayoría de veces este problema esta asociado directamente con la córnea. Esto se debe, a que se ha producido algún problema en la curvatura de la córnea, haciendo así que para las personas que sufren astigmatismo, sea difícil enfocar bien los objetos que se encuentran a una determinada distancia.

Al no ser perfectamente simétrica la curvatura de la córnea, cuando esta deja pasar la luz, se produce un efecto borroso o desenfocado, que es el conocido astigmatismo.

¿Quién sufre o puede sufrir el astigmatismo?

La mayoría de personas que sufren esta enfermedad es principalmente por motivos hereditarios, lo que quiere decir que si sus familiares más directos la sufren, en cierto grado usted también pueda tener astigmatismo.

Otra posibilidad es que la córnea se haya dañado durante nuestra vida por determinados problemas o por alguna intervención que suponga un riesgo para esta zona como por ejemplo de cataratas.

Para diagnosticar este problema, el oftalmólogo, por regla general someterá al paciente a pruebas de vista en las que se pondrá a prueba su facilidad para enfocar ciertas figuras, o lineas rectas cercanas, algo que a los que están diagnosticados con astigmatismo, resulta una tarea realmente difícil.

Los ojos son una zona muy delicada de nuestro cuerpo, y por eso debemos ser conscientes de que el mínimo golpe o accidente en el que esta zona se vea afectada, puede desencadenar problemas de este tipo.

Tipos de astigmatismo:

Es cierto que no todos los pacientes que sufren de astigmatismo tienen el mismo grado ni les afecta de la misma forma, por lo que existen diferentes tipos o formas de clasificar este defecto ocular:

  • Astigmatismo simple: Se observa que el problema se localiza en una de las lineas focales en la retina y la otra delante o tras ella. Puede asociarse a la miopía o la hipermetropía.
  • Astigmatismo compuesto: Ambas líneas focales se localizan sobre la retina, y ningún meridiano es emétrope. También puede asociarse a la miopía, hipermetropía o ambas, provocando otra clasificación conocida como mixta.

Estos son los principales tipos de astigmatismo, pero pueden existir numerosas clasificaciones, atendiendo por ejemplo a la gravedad del mismo clasificándolo en diferentes grados, o si es directo o inverso.

¿Se puede corregir el astigmatismo?

Lo cierto es que el astigmatismo se puede corregir con resultados realmente satisfactorios para la inmensa mayoría de pacientes.

Existen diferentes métodos para mejorar la situación de este problema:

  • Gafas: La opción más clásica para acabar con los problemas oculares o solucionar los mismos siempre serán las gafas, aunque pueden crear problemas estéticos a quienes las llevan, lo cierto es que se suele corregir el problema.
  • Lentes de contacto: Sin llegar a ser tan efectivas como las gafas, pueden solucionar aquellos problemas menos graves de astigmatismo.
  • La cirugía láser: Es sin duda la forma más radical de tratar el problema, pues se evita llevar gafas durante un periodo importante, pero debemos conocer que es una intervención cara, y como en todas las cirugías, existen riesgos.

Estas son las principales opciones que tenemos para tratar nuestros problemas de astigmatismo, miopía o hipermetropía, os aconsejamos acudir a un centro especializado para que realice un estudio actualizado de la situación de vuestros ojos, y se determine la opción más viable en cada paciente.

Siempre debemos tener cuidado con nuestros ojos, y a los primeros síntomas de cualquiera de estos problemas acudir a un profesional que pueda confirmar el problema y tratarlo de la forma más rápida y eficaz.

Os invitamos a compartir con nosotros vuestras experiencias y problemas con el astigmatismo u otros problemas oculares.

Puntúa este artículo

Deja un comentario

Required fields are marked *.